Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
  1. El adiestramiento con clicker es muy permisivo.

El clicker training no implica que no puedas decirle “no” a tu perro. Las conductas que se refuercen con click/premio se repetirán, las conductas no deseadas que se ignoren, desaparecerán. Tanto ignorar las conductas como no clicarlas durante el entrenamiento es lo mismo que decir al perro “no, eso no es lo que quiero”.

  1. El clicker es para siempre.

Algunas personas piensan “voy a tener que ir con el clicker y premios en el bolsillo a todos los sitios el resto de mi vida”. No, una vez que el perro tiene un historial de entrenamiento adecuado y la conducta está bajo control de comando (es decir, que responde a la orden), el refuerzo mediante click/premio no será tan importante. Hay que destacar que para que las conductas se mantengan en el tiempo sí se deben reforzar, pero no es necesario que sea mediante clicker, para ello deberemos utilizar el refuerzo social (caricias, afecto, etc.).

  1. Para entrenar con clicker hay que ser un malabarista.

“Necesito al menos tres manos para entrenar con el clicker”. Todo es cuestión de práctica. Manejar los premios, el clicker y la correa a la vez es algo que se puede practicar también en vacío (es decir, sin el perro delante). Una vez se interioriza la mecánica pasa a ser algo natural para nosotros, como andar en bicicleta o conducir.

  1. Eso es sobornar al perro.

Algunas personas piensan “mi perro solo me hace caso si tengo premios en la mano”. Los perros no responderán de forma eficiente hasta que no hayan aprendido adecuadamente la orden y la conducta que lleva asociada, y una vez que eso ocurre el problema se soluciona, pero es un proceso que necesita sus tiempos. Además, si el clicker se usa de forma adecuada, evita precisamente que tengamos que tener siempre comida en nuestras manos para que el perro trabaje.

5. No es aplicable para otras personas

¿Quieres que tu perro atienda también a otra persona? Entonces que esa persona también entrene con el perro. Si lo que quieres es que tu perro responda ante cualquiera (ya sea su veterinario, su peluquero, un paseador, etc…) entonces entrena para que tu perro generalice y responda ante cualquier persona, lo que se consigue con mucha gente diferente entrenando con tu perro. Es decir, no tiene tanto que ver con la metodología de entrenamiento, si no con el proceso de generalización que ha de hacerse (tanto si se usa clicker como si no).

  1. Un aula lleno de clicker hará que el perro se confunda

Está demostrado que la cognición y percepción de los perros no es tan simple como para que solo atienda al sonido de un clicker. Los perros prestan atención a una imagen más completa: lenguaje corporal, ordenes verbales, emociones…. y también el clicker.

  1. El adiestramiento con clicker es limitado

Se puede entrenar cualquier cosa con clicker, desde un simple sentado hasta cualquier disciplina deportiva o de trabajo para el perro. Todo. También se puede utilizar para realizar modificación de conductas inadecuadas.

  1. No se puede utilizar clicker para disciplinas deportivas o perros de terapia

Puede que a nivel competición o dentro de una sesión real de terapia no de pueda/deba utilizar el clicker, pero eso no quiere decir que no se pueda realizar el entrenamiento previo de los perros con esta metodología (como ya hemos dicho antes, el clicker no te acompañará durante toda la vida). Además, sí que es posible utilizarlo como calentamiento antes de saltar al ring o entrar a la sesión para preparar al perro para el trabajo.

  1. El clicker no puede ayudar a perros reactivos o agresivos

Usar clicker para trabajar con perros reactivos o agresivos puede resultar calmante para el animal. Una vez que el perro entiende que el click significa refuerzo, esto le ayuda a sentirse más confortable y seguro. También les ayuda que el sonido del clicker sea el mismo siempre, ya sea en casa, en la calle, cuando está solo, con otros perros, etc. En el caso de los perros reactivos, el clicker puede ayudar a aumentar la seguridad del animal ya que, usado de forma consistente, refuerza los comportamientos que queremos que el perro haga en situaciones que podrían disparar su reactividad, creando una asociación positiva.

  1. Los perros sensibles a los ruidos odian el entrenamiento con clicker

Hay multitud de clickers con diferentes niveles de sonidos. Incluso si no llegamos a encontrar uno adecuado, se puede utilizar el sonido de un bolígrafo, un juguete de niño o cualquier otro sonido (se puede ser muy creativo). También se puede utilizar el clicker dentro del bolsillo o a la espalda para atenuar su sonido. El error es usar el clicker justo delante de la cara el perro.

11. Los perros no son simples máquinas de repetir

Totalmente cierto. Afortunadamente cada vez sabemos más sobre la capacidad cognitiva que tienen los perros y sobre cómo experimentan emociones y gestionan el estrés. Y no es en absoluto incompatible con el clicker. Se puede entrenar aprovechando y potenciando su capacidad cognitiva, así como prestando atención a sus emociones. De hecho, esta consideramos que es la forma de hacerlo, independientemente de la metodología empleada.

Artículo traducido y adaptado en base a “10 Prejudices Owners Have Against Clicker Training That Are Wrong”, por Laurie Schlossnagle (http://www.themoderndogtrainer.net/10-prejudices-owners-clicker-training-wrong).

Jose Luis Vázquez, educador canino de Anubis y Bastet

11 prejuicios sobre el adiestramiento con clicker que son erróneos
Etiquetado en:    

Deja un comentario